Buenas noches y buena suerte.

Como si del sentido inverso en las noticias se tratase, como si los buenos presentadores de informativos descansasen durante todo el año para volver en la época estival, así ha vuelto la segunda temporada de The Newsroom, la serie que Aaron Sorkin ha creado para el deleite, suyo propio, y de los que amamos el mundo televisivo.

 Newsroom2

The Newsroom ha vuelto con una fuerza que parece no haber perdido, entre una temporada y otra ha pasado un año, pero eso es a lo que nos tiene acostumbrado HBO con sus productos, a series de una altísima calidad. Su fuerza radica en unos diálogos muy potentes que por momentos son difíciles de seguir, más aún si hay que mirar de vez en cuando los subtítulos. En unos planos ágiles y rápidos, como debe  ser la televisión informativa, y en unos movimientos con la cámara que parecen andar coreografiados con unos guiones que son pura delicia y como el propio Sorkin dijo “es lo que diría una persona si tuviese el tiempo suficiente para pensar lo que dice”. Todo esto sumado hace que momentos, como los del control de realización, en los que todo se puede venir abajo por un fallo de los malditos software, se conviertan en una vertiginosa montaña rusa en la que parece que te la vas a pegar en cada momento. Momentos que generan tal tensión en el espectador, que parece ser él, el espectador, quien pierde el culo por sacar el informativo en directo. Un directo en el que, y esta es opinión personal y vivida, todos hemos apretado bastante el culo.

Tan solo he podido ver de esta segunda temporada los dos primeros episodios (aunque me dispongo a ver el tercero en cuanto suba el post), y recuerdo que serán menos, debido a reestructuraciones del propio Sorkin que encarecieron la producción -y eso a los productores nos jode- pero que sus motivos tendrá.

La primera gran diferencia es la cabecera, pese a que mantiene la misma música, renueva todo su aspecto visual, pasando de una temática más tradicional  e incluso ochentera -muy al estilo Urgencias– a otra con un formato renovado, donde priman los detalles que llevan desde que surge una noticia hasta que comienza News NightWill McAvoy es el único personaje que sigue mostrándose en la cabecera y sobre quien recae el peso de la ficción.

Los personajes no han variado mucho, seguimos teniendo al Will McAvoy de Jeff Daniels como la figura central de la serie, entre paterno y protector con los suyos y a la vez agitador de masas, llamó al Tea Party talibanes americanos. Su relación con Mckenzie McHale (Emily Mortimer) continúa por los mismos derroteros de amor-odio en el trabajo y la vida personal. Y ahí, en las relaciones interpersonales de la redacción, es donde tal vez tiene ese bajón de nivel esta grandísima serie. Siguen los escarceos, las miradas y demás líos entre personajes secundarios, pero a sabiendas de la inteligencia de Sorkin, se observa más como un intento de atraer a una mayor cantidad de espectadores.

Dev Patel y Olivia Munn adquieren mayor poder interpretativo, he de decir que sus personajes son los secundarios que más aportan al desarrollo, generándose incluso pequeñas subtramas en sus roles, que veremos hacia donde avanzan. En la nueva temporada destaca la introducción de la experimentada Marcia Gay Harden, como abogada de la cadena, y por lo visto llevará, o eso parece,  un poco el hilo conductor en la nueva trama de los chicos del News Night.

La estructura narrativa de los episodios sigue siendo una maldita delicia, y el uso de la música es cuanto menos fantástico. De nuevo nos deleitan con un temazo, You better you bet” The Who, para hacer que el capítulo crezca en intensidad como ya sucedió en la anterior temporada con el episodio, uno de mis favoritos, I’ll try to fix you, donde el casi homónimo tema de Coldplay nos ponía las escarpias como pelos.

The Newsroom es una serie de esas con mayúsculas que creo que nadie se debería perder, o ¿acaso no recomendarías una serie del tipo que escribió Algunos hombres buenos? Yo creo que sí.

Soy Israel Vicente, y estos son Diarios de Vicodina.

Anuncios

Publicado por

israelvlopez

Un clásico, me gustan las series, vi Twin Peaks siendo casi un bebé, me pasé la adolescencia enganchado al Plus gracias a Friends, en House encontré la acidez que me caracteriza y Breaking Bad me parece una obra maestra. Devoro patatas fritas y gané en Spoiler disfrazado de Sherlock, lo típico.

Un comentario sobre “Buenas noches y buena suerte.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s